miércoles, 26 de julio de 2017

En el monasterio de Bonaval


1 comentarios:

Miguel Mayoral M dijo...

El momento fue mágico ¿verdad? En el último recodo de aquel interminable camino, se nos mostró rotundo. Allí estaba el monasterio del que tanto habíamos hablado. Refugio de monjes medievales, de cantos gregorianos bajo sus bóvedas de crucería, de momentos de paz y de guerra en medievales tiempos. Era el momento perfecto para hacer retumbar vuestras voces juveniles frente a los muros de eternos sillares. Sentir, gozar todos juntos los poemas de Fray Luis, de Santa Teresa, de San Juan, nos ha dado otra dimensión de la poesía, pero también de la amistad y el compañerismo.

Publicar un comentario

Se eliminaran todas las entradas con lenguaje inapropiado.